¿Cuáles son los aspectos que deberá incluir tu contrato de franquicia?

Si estás pensando en formalizar un contrato de franquicia, debes saber que es fundamental que incluya unos contenidos mínimos:

• El uso de una denominación o rótulo común u otros derechos de propiedad intelectual o industrial y una presentación uniforme de los locales o medios de transporte objeto del contrato.

• Transmitir el "Know How" secreto, sustancial, identificado y diferenciador a todas las personas que formen parte de la red.

• La prestación continúa por el franquiciador al franquiciado de una asistencia comercial o técnica mientras que exista el acuerdo.

• El cumplimiento de los pasos anteriores nos permitirá vincular a franquiciadores y franquciados con pleno conocimiento de las obligaciones y derechos y mayores garantías de éxito.

El contrato de franquicia es un aspecto imprescindible para la buena relación entre franquiciador y franquiciado, por esto, se debe acudir a consultoras expertas en franquicias, como Grupoius, y asesorarte de todos los aspectos relevantes que debe contener el contrato.

La necesidad de formación continua en las franquicias

Es imprescindible realizar una formación continuada en la franquicia para así garantizar la continuidad de la propia marca de prestigio.

En algunas ocasiones, esta formación continuada viene determinada en el contrato de franquicia, en el cual se detallan todos los medios necesarios para que el franquiciado desarrolle su negocio y, en la mayoría de los casos, esta formación se recoge en los manuales operativos.

Una de las razones por la que es conveniente mantener una formación continua es consecuencia de la constante evolución y complejidad del mercado actual. Así como corregir errores operacionales o implantar mejoras en la tecnología, nuevos productos u otras novedades adaptadas al mercado.

Esto implica que sea necesaria una adaptación continua a los clientes y sus necesidades.

Además, el franquiciador tiene la obligación de mantener una vigilancia continua de la calidad de los procedimientos de sus franquiciados para asegurar que se mantiene el prestigio y el desarrollo de la marca en la prestación de sus servicios o venta de sus productos.

Las acciones de formación son una fantástica manera de revisar el modo de trabajo y la percepción de las directrices estipuladas por el franquiciador en determinadas situaciones y ante posibles imprevistos.

Por todo esto, es conveniente mantener una formación continua en todas las áreas de la empresa y aprovechar estas jornadas como una herramienta de motivación para los miembros de la red.

La formación continua podrá impartirse por el propio personal de la enseña o por empresas externas.

Para impartirla se pueden usar diversos medios, como pueden ser, los tradicionales cursos de formación, seminarios, convenciones, publicaciones de manuales operativos, o la formación a distancia a través de la red, o incluso jornadas de asistencia al franquiciado en su al centro de trabajo o desplazando a este a centros del franquiciador.

Todos estos medios hacen posible que franquiciador y franquiciado tengan una colaboración estrecha y continua para mantener un beneficio económico entre ambas partes.

Estas acciones de formación suelen financiarse de modo general con los royalties cobrados por la central aunque ocasionalmente puede establecerse un pago específico en relación a ciertas acciones formativas individuales y de carácter extraordinario.

Suscribirse a este canal RSS