LIZARRAN abre una nueva franquicia en Málaga

La marca de pinchos y cerveza LIZARRAN inaugura una nueva franquicia en Málaga. El local está situado en la calle Alameda Principal, número 11 de la ciudad.

LIZARRAN que ya cuenta con 9 establecimientos franquiciados en la provincia de Málaga, continúa su plan de expansión basando su modelo de negocio en el sistema de franquicia.

Parece que la marca está dando buenos resultados a sus franquiciados, pues todos estos locales, en la mayoría de los casos, son gestionados por franquiciados que repiten con segundos locales dentro del grupo Comess Group.

El Mercado Provenzal llega a Cataluña

La cadena andaluza Mercado Provenzal inaugura el 13 de febrero su primera franquicia en Cataluña, con la apertura de un nuevo local en la barcelonesa calle de Rocafort, cercano a la estación de tren de Sants y junto a varias facultades universitarias. Dispone de 150 m2 y aforo de 100 personas, además de contar con licencia para instalar 20 veladores en la terraza. Su gestión corresponderá a franquiciados sevillanos que ya explotan otras dos unidades en la capital hispalense.

El local, que contará con una plantilla de cinco trabajadores, funcionará también como centro de formación para la expansión de la cadena en el mercado catalán. Mercado Provenzal ha diseñado un importante plan de crecimiento en esta comunidad, incluyendo una segunda apertura el próximo día 26 de febrero en Lleida.

La compañía inició actividad como cadena el pasado año 2013, ejercicio que concluyó con 30 cervecerías 'Mercado Provenzal'. La nueva apertura barcelonesa se une a la realizada el pasado mes de enero en Madrid y a otras 34 que la central ya tiene firmadas para 2014.

Las franquicias de ropa, siguen de moda

Si ha pensado abrir un negocio y busca una inversión con bajo riesgo las franquicias de moda son la respuesta. Este modelo de negocio se está perfilando en los últimos tiempos como la mejor oportunidad de emprender dentro del ámbito de la moda.

El sector textil ha sido y es históricamente un negocio de primera necesidad. Por ello su producción, distribución y venta está asegurada por el uso continuo de sus productos. Además, el movimiento comercial del sector se mantiene constante a lo largo de todo el año.

Las principales ventajas que presentan las franquicias de ropa son en primer lugar, el respaldo del marketing de la marca de su enseña franquiciadora, además de repercutir sobre ellas márgenes de beneficios superiores a los obtenidos en un negocio independiente.

Una de las características más interesantes de este modelo de negocio en franquicia es el bajo stock que se produce gracias a unas cadenas en serie de muy pequeña producción, que reduce en alto grado el riesgo. Este buen sistema logístico permite a los franquiciados solicitar el abastecimiento preciso y en el momento específico en el que lo necesiten, traduciéndose esto en un nulo stock para las franquicias.

La Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (Acotex), afirma que se espera obtener en septiembre de 2013 un crecimiento en las ventas del comercio de moda en España, según ha explicado su presidente Borja Oria.  

Este crecimiento vendría producido por el efecto del turismo de verano, que sumado a las medidas aplicadas por el gobierno harían de septiembre el mes más indicado para abrir una franquicia de moda.

Según el presidente de Acotex: “el futuro para lograr un progresivo crecimiento está en concienciarse de que el cliente está mucho más informado, que busca realizar compras inteligentes y que quiere encontrar experiencias.”

Para lograr satisfacer los intereses del público y acertar en la elección de la franquicia de moda será vital conocer las tendencias del mercado actual.

Tendencias del mercado actual

En cuanto a tipologías, la moda femenina encabeza las tendencias en franquicias de moda, seguida de cerca por la moda masculina. En tercer lugar en orden de aperturas encontramos la moda infantil, a continuación la moda juvenil, y en último lugar moda en complementos.

Las características del consumidor según franjas de edad están muy definidas, e influyen en el devenir de las empresas y en la expansión de franquicias, las cuales deben irse adaptando a las variaciones de intereses según los tramos de edad.

•    En el primer tramo entre los 13 y los 35 años, encontramos  los consumidores más sensibles a los cambios en las tendencias, los grandes clientes de marcas extranjeras y los responsables de la evolución del mercado hacia la volatilidad de la moda.
La franja de edad más joven de este tramo, hasta los 24 años, es la más interesante de analizar porque representa el futuro del mercado adulto.
Los medios de comunicación a través de móvil e Internet se están perfilando decisivos para la buena marcha de una marca. La publicidad es producida actualmente por los propios clientes que comparten sus impresiones de forma automática a cuando se producen.

•    Entre los 35 y 40 años es frecuente la consolidación de la vida laboral de las personas y por lo tanto en esta franja se concentran los mayores consumidores de vestuario personal. Este segmento se inclina hacia patrones de consumo europeo, también muy sensibles a los cambios de tendencia.

•    Para los mayores de 40 años, los gustos son aún muy clásicos. Sin embargo, su importancia en el mercado textil es alta ya que concentran  una gran capacidad adquisitiva.

Exportaciones textiles

Ya hemos visto que uno amplio sector de edad se decanta por marcas en contacto con el extranjero y sus corrientes de moda. Las franquicias de ropa con presencia fuera de nuestras fronteras poseerán una red de información mayor que les permitirá ir al día acerca de las tendencias europeas y mundiales.

Por ello las exportaciones textiles suponen una ventaja extra a la hora de valorar una franquicia de moda. Además gozan de un excelente estado de salud: con un 8,9% de aumento en exportaciones de moda y complementos el año pasado según datos del Consejo Intertextil, es necesario valorar más profundamente el sector de franquicias de ropa y su futuro, que tienen en este nicho extranjero una ventaja extra en cuanto a expansión.

La entidad ha atribuido estas cifras al dinamismo de los mercados exteriores, que los hacen perfectos para complementar la actividad de las compañías textiles de España.

Por otra parte, la Subdirección General de Estudios y Modernización del Comercio de la Dirección General de Política Comercial de Castilla la Mancha apunta también a la paulatina liberalización del comercio mundial como una de las causas de este proceso de auge en exportación textil. Los sucesivos acuerdos internacionales y las numerosas medidas de política comercial adoptadas en el sector textil hacen que la globalización comercial siga ampliándose y se sigan aumentando las posibilidades de expansión a nuevos comercios.

Zara, Mango, Spriengfield, Women´s secret, KA International, Massimo Dutti, Oysho o Stradivarius son algunas de las enseñas que se expanden por medio de franquicias, y que penetran además en mercados exteriores.

Franquicias Consolidadas

El concepto de Franquiciador Consolidado viene determinado por la ley, "se considerarán franquiciadores consolidados, aquellas empresas que cumplan al menos las dos condiciones siguientes:

 a) Haber desarrollado la actividad franquiciadora durante al menos dos años en dos establecimientos franquiciados.

 b) Disponer de un número mínimo de cuatro establecimientos, de los cuales dos al menos deberán ser establecimientos propios".

El concepto de franquiciador consolidado se define en el R.D. 419/2006 de 7 de abril, por el que se modifica el Real Decreto 2485/1998, de 13 de noviembre, relativo a la regulación del Régimen de Franquicia y el Registro de Franquiciadores en su artículo 12. 

Se pueden obtener más datos en el portal independiente informativo www.registrodefranquiciadores.com ó en el propio BOE.

Actualmente hay registradas unas 525 franquicias en España con esta categoría, en este portal hemos reproducido las mismas para facilitar su consulta en el siguiente link »Franquicias Consolidadas

Franquicias de baja inversión

Baja inversión” y “alta rentabilidad” son el sueño de cualquier emprendedor, inversor o empresario.

Sin embargo, la actual situación del mercado exige que la premisa “baja inversión” no sea una premisa deseable, sino una obligación en la composición del plan de la empresa.

Actualmente, el tiempo de decisión de compra de los clientes han aumentado, los márgenes de venta se han reducido.

El volumen de ventas en general ha disminuido y la financiación es más difícil. Ante estos hechos objetivos y generales, lo mejor que debe hacer una empresa es adaptarse y mejorar su competitividad ante este nuevo escenario.

La franquicia viene demostrando que es uno de los mejores sistemas de empresa y, probablemente, el que mejor se ha adaptado a este mercado. Las franquicias de baja inversión excluyen menos franquiciados por su capacidad económica, porque su inversión no requiere financiación externa importante y porque su inversión inicial se recupera en plazos muy cortos.

El concepto de baja inversión puede darse con y sin local, aprovechando sistemas de franquicia córner, franquicias con/sin local, franquicias de fast food sin salida de humos, puestos, kioscos y un largo etcétera.

Sin embargo, una franquicia de baja inversión en ningún caso puede ser sinónimo de franquicia de baja calidad, carente de imagen corporativa o de marca, carente de recursos necesarios para la atención de franquiciado o sin un plan de comunicación, medios y marketing definido.

En este punto, debe ser trabajo del franquiciador desarrollar y probar suficientemente un “saber hacer” que permita el desarrollo de un negocio con beneficio y dentro de los parámetros de calidad que exige el mercado manteniendo un baja inversión en relación al sector o simplemente una baja inversión como concepto absoluto.

Suscribirse a este canal RSS