Franquicias de moda por menos de 50.000 euros de inversión

La moda es uno de los sectores más rentables para crear una franquicia. Pero es conveniente que analicemos en profundidas las condiciones que nos ofrece cada franquiciador y estudiemos la inversión que estamos dispuestos a realizar.

Hay franquicias enormemente rentables, como pueden ser Mango, Levi's Store o Adolfo Domínguepero que, sin embargo, requieren una gran inversión. En este post hablaremos de franquicias más asequibles que requieren de una inversión inferior a los 50.000 Euros.

Félix Ramiro

Es una tienda de ropa masculina elegante, enfocada en eventos especiales, como las bodas. Se trata de una marca de alto prestigio y con más de 20 años de experiencia en el mercado. La inversión mínima es de 44.900 euros.

Pilar Vidal

Se trata de una franquicia creada por la diseñadora del mismo nombre. Está dedicada a la venta de moda soñadora, donde el color, la luminosidad y el toque Mediterráneo son sus señas características. Hay más de 130 establecimientos franquiciados y la inversión mínima es de 36.500 euros.

Dr. Dandara

Perteneciente a la empresa Spanditex S.A., tiene más de 30 años de trayectoria y está enfocada en la ropa femenina elegante, sencilla y cómoda. Tiene más de 50 tiendas, donde al menos 38 son franquicias. La inversión mínima es de 30.000 euros.

Minni Store

Un subsector del que también se habla muy bien es el de la moda infantil. Minni Store está enfocado en la venta de ropa infantil, con un catálogo de más de 15.000 productos. La inversión mínima es de 15.000 euros y dispone de más de 45 locales franquiciados.

Happy & Funny

Franquicia de complementos creada en 2011 por los hermanos Vázquez Corripio, funciona en un nicho de mucho potencial. La inversión mínima es de 24.400 euros. Disponen de más de 11 locales franquiciados.

Cómo vender tu idea de negocio y llevarla a franquicia

Siempre que se quiere poner en marcha una franquicia, el emprendedor ha de ponerse a la busca de inversores para costear el canon de entrada y obtener financiación.

Pero, también desde el punto de vista del franquiciador, no puede convertir su empresa en franquicia si no tiene una idea de negocio consolidada bajo unos patrones específicos.

En ambos casos, franquiciado y franquiciador han de saber vender su negocio para obtener la financiación que necesitan para llevar a cabo su proyecto.

En el caso del franquiciador, un elemento esencial es que nuestra empresa lleve ya años brindando un servicio o vendiendo productos de manera eficaz.

Cualquier banco, fondo o inversor individual que vaya a colaborar con nuestro proyecto nos va a exigir experiencia en el mercado, un estudio de mercado y prever todas las condiciones necesarias. La única manera de convencer a quien puede ayudarnos a sacar el negocio adelante es, siendo realistas, haciendo un buen análisis DAFO y llevando una adecuada previsión de ingresos y gastos.

En lo que respecta al franquiciado, que se dirija a un inversor para abrir su negocio, o incluso al propio franquiciador, demuestra que reúne las cualidades necesarias para conseguir sacar el negocio adelante.

En este sentido, deberemos preparar bien la defensa de nuestra idea de negocio, hablando con consultores para empresas de distintos ámbitos para asegurarnos de que tenemos todos los cabos bien atados.

Aunque las cualidades del vendedor no pueden sustituir a un buen plan de negocio, es imprescindible también que si vamos a presentar nuestra idea de negocio ante un grupo de inversores preparemos no solo los contenidos, sino que aprendamos habilidades de oratoria y sugestión para conectar con nuestro público.

El primer paso consistirá en que el emprendedor transmita en todo caso ilusión y fe absoluta en su idea de negocio, demostrando que todas las posibles objeciones ya habían pasado antes por nuestra cabeza y tenemos una solución o plan B (incluso C) para tratar de asegurar el éxito.

Suscribirse a este canal RSS