Revisa todas las cláusulas del contrato de franquicia antes de firmar

El Contrato de Franquicia es la piedra angular que regirá la relación de franquicia en todo lo relativo a los derechos y obligaciones entre dos empresarios independientes: franquiciador y franquiciado.

Por parte del franquiciador debe haber la máxima diligencia en su redacción, cubriendo detalladamente todo lo relativo al inicio de la actividad pero, igualmente, todo lo relativo a la explotación del negocio y a las incidencias que pudiesen aparecer. En la práctica, se puede comprobar que los intentos de modificar un contrato de franquicia en una red en funcionamiento han producido graves consecuencias de falta de cohesión y una pésima imagen para el franquiciador por su falta de previsión.

Respecto del franquiciado, podemos decir que este debe estudiar minuciosamente el contrato presentado e, incluso, negociar aquellos puntos con los que no esté de acuerdo. En la práctica, siempre hay un pequeño margen para algunas modificaciones. Lo que no debe hacerse nunca es firmar un contrato con dudas o pensando que una vez iniciado el negocio podrá variar algún aspecto.

Los contratos dan seguridad en la relación y deben asumirse con la perspectiva de su completo cumplimiento, por esto, siempre es conveniente antes de firmar el contrato, consultar a un abogado experto en franquicias.

Entre los aspectos principales que regulará este contrato estará la duración del mismo, las partes vinculadas, el objeto de la relación, los derechos y obligaciones de cada uno, la posibilidad de transmisión, todo lo referente al local, la formación, los aprovisionamientos y los pagos de royalties y cánones, entre otros.

Aspectos importantes a tener en cuenta antes de abrir una franquicia

Invertir en una franquicia abriendo tu propio negocio supone tomar una importante decisión personal que sin duda cambiará su vida profesional.

Resulta esencial evaluar los aspectos personales, empresariales y económicos esenciales en la toma de decisiones para que, si definitivamente decide acometer su aventura empresarial esta sea de éxito.

Las principales claves que deben tomarse en consideración antes de comprar una franquicia son las siguientes:

La primera consideración que se debe tener en cuenta son las características personales como posible franquiciado, en este aspecto los intereses y gustos personales deben coincidir con el negocio que se va a desarrollar.

Además, debe ser capaz de asumir directrices y métodos de trabajo del franquiciador, renunciando a cierta independencia en los procedimientos de gestión del negocio y deberá contar con capacidad de trabajo en equipo y aportación de valor a la red de franquicias.

Sin duda, deberá adaptarse al espíritu y a la filosofía del sistema de franquicia, como una alianza empresarial con recíprocos derechos y obligaciones.

Otros aspectos a tener en cuenta son los empresariales. Es imprescindible obtener informaciónantes de formalizar ningún convenio, investigar sobre el concepto de negocio, la competencia y el desarrollo concreto de la franquicia.

También es importante verificar que la franquicia en cuestión tiene la solvencia económica y profesional necesaria para desarrollar las estructuras necesarias para la implantación del negocio, el propio franquiciador le informará sobre este punto.

Estudiar la ubicación y cuadro de exclusividades (territorial y de aprovisionamiento) para el desarrollo de la actividad.

Y por último pero no menos importante, es necesario comprobar con el franquiciador, con otros franquiciados y con abogados o consultores expertos en franquicia la realidad de las expectativas empresariales del negocio a corto, medio y largo plazo.

Los aspectos económicos a tener en cuenta, se concretan en, asegurarse de conocer de modo detallado todo lo necesario en relación a las obligaciones económicas que asumirá sobre el cánon de entrada, los royalties de explotación, los de publicidad, inversiones de implantación, adecuación o decoración, antes de formalizar la franquicia.

Solicite a la franquicia un plan económico de explotación, de al menos dos años vista donde le determinen claramente el período de amortización de la inversión.

Valore el nivel de riesgo que está dispuesto a asumir y la capacidad de hacer frente al compromiso con las obligaciones económicas que suscribirá.

Por último, tome la precaución de pactar cláusulas de salvaguarda frente a unos posibles resultados negativos en la explotación.

Es importante destacar que ante cualquier duda se debe consultar con un profesional con experiencia en franquicia, será una garantía más del éxito del proyecto.

Suscribirse a este canal RSS