Nuevas Franquicias, grandes oportunidades

Podemos considerar que una franquicia tiene la consideración de “Nueva Franquicia” si su actividad franquiciadora se ha producido antes de los últimos 12 meses.

El hecho de franquiciarse dentro de una nueva franquicia siempre resulta una idea atractiva; es una de las mejores oportunidades para el franquiciado de ser parte del crecimiento de una enseña aprovechando oportunidades como la adquisición de master zonales de desarrollo o la apertura preferente de nuevas franquicias.

En el momento de estudiar una nueva franquicia es importante analizar el “Saber Hacer”.

El que una “franquicia” sea nueva como tal no implica que la actividad no haya sido experimentada durante un importante periodo de tiempo por el franquiciador.

Es decir, debemos comprobar que el franquiciador haya experimentado su actividad con anterioridad y con éxito. Si esto se cumple lo que será nuevo, es la formula de expansión en franquicia y no el negocio; en esta situación entrar en una Nueva Franquicia puede ser una buena oportunidad.

Franquicias de Asesorías de Empresas, un sector de éxito

El sector de los servicios profesionales ha sufrido una espectacular evolución, en los últimos años.

Esta profunda transformación ha afectado a todos los elementos integradores de la oferta, abarcando desde la presentación y acondicionamiento de la marca o de la imagen del profesional a sus instalaciones o su estructura administrativa y comercial.

Hasta hace apenas algunas décadas, una mayoría de los profesionales  formaban sus carteras de clientes mediante un modo pasivo, sirviéndose del boca a boca en el mejor de los casos. Algunos colegios profesionales, como el de abogados, tenían prohibido realizar campañas o acciones publicitarias. Aún a día de hoy encontramos algún sector, como los notarios, que sigue contando con esas limitaciones.

Sin embargo, los cambios estructurales y sociales acontecidos al final del siglo, dejaron en herencia un nuevo tipo de cliente para los profesionales del derecho y la asesoría de empresa. Un nuevo modelo de cliente con mayor nivel de formación e información que desarrolla su actividad en un mercado más competitivo.

Los viejos despachos de asesores profesionales, en los que los documentos se acumulaban y la principal función era atender a requerimientos puntuales de estos clientes, han quedado obsoletos; lo que ha conllevado una necesidad imperiosa de transformación de los mismos.

El cliente de asesoría exige un alto nivel de profesionalidad y formación de sus asesores, a esto se han sumado una serie de requisitos tales como: sistemas de atención inmediatos, información presentada de forma clara y sencilla para facilitar su comprensión o facilidades de acceso  a la misma, gracias a las nuevas tecnologías.

Más importante aún es el requerimiento, por parte del cliente, de una imagen del profesional ligada a la gestión del propio negocio sobre el cual recaen los servicios de asesoría, que sirva para revalorizar la imagen de marca o su prestigio empresarial cuando estos asesores deban intervenir mediando con terceros en nombre de la enseña.

El sector de la franquicia, consciente de esta realidad, está generando una respuesta a este nicho de mercado, presentando nuevos conceptos de asesorías de empresas. En estos, se incorporan a su vez otros aspectos competitivos, como la prestación integral de servicios de asesoría fiscal, laboral, contable o legal; y la necesidad del uso de la publicidad y las acciones de comunicación, a la hora de la creación, expansión y mantenimiento de los clientes.

Se combina por tanto, la profesionalidad del asesor altamente cualificado, con un sistema de gran empresa y cuidada imagen; haciendo posible una atención al cliente de la mayor claridad y precisión.

Con el objetivo de satisfacer estas necesidades crecientes, Grupoius, despacho de abogados y consultores expertos en empresas y franquicias, ha creado iusQuality.

Bajo el sistema de asesoría de empresas, auna los servicios tradicionales en materias fiscal, laboral y contable, además de brindar un sistema integrado de servicios de comunicación online y asesoría en modelos de negocio.

Con base en la profesionalidad y especialización en todas las áreas, estas innovadoras fórmulas de negocio se consolidan como una apuesta satisfactoria a la hora de responder a la creciente demanda del mercado actual; siempre asentándose una estructura perfectamente articulada y en la que prima la total calidad.

Franquicias de baja inversión

Baja inversión” y “alta rentabilidad” son el sueño de cualquier emprendedor, inversor o empresario.

Sin embargo, la actual situación del mercado exige que la premisa “baja inversión” no sea una premisa deseable, sino una obligación en la composición del plan de la empresa.

Actualmente, el tiempo de decisión de compra de los clientes han aumentado, los márgenes de venta se han reducido.

El volumen de ventas en general ha disminuido y la financiación es más difícil. Ante estos hechos objetivos y generales, lo mejor que debe hacer una empresa es adaptarse y mejorar su competitividad ante este nuevo escenario.

La franquicia viene demostrando que es uno de los mejores sistemas de empresa y, probablemente, el que mejor se ha adaptado a este mercado. Las franquicias de baja inversión excluyen menos franquiciados por su capacidad económica, porque su inversión no requiere financiación externa importante y porque su inversión inicial se recupera en plazos muy cortos.

El concepto de baja inversión puede darse con y sin local, aprovechando sistemas de franquicia córner, franquicias con/sin local, franquicias de fast food sin salida de humos, puestos, kioscos y un largo etcétera.

Sin embargo, una franquicia de baja inversión en ningún caso puede ser sinónimo de franquicia de baja calidad, carente de imagen corporativa o de marca, carente de recursos necesarios para la atención de franquiciado o sin un plan de comunicación, medios y marketing definido.

En este punto, debe ser trabajo del franquiciador desarrollar y probar suficientemente un “saber hacer” que permita el desarrollo de un negocio con beneficio y dentro de los parámetros de calidad que exige el mercado manteniendo un baja inversión en relación al sector o simplemente una baja inversión como concepto absoluto.

Franquicias desde Casa, un modelo de franquicia muy actual

En los últimos siete años se ha producido un verdadero incremento de las actividades laborales y negocios desarrollados desde casa.

Las nuevas tecnologías de la comunicación, el deseo de economizar costes, la conciliación de la vida profesional con la familiar, el gravamen en tiempo y dinero de los desplazamientos, junto con otros muchos factores, han propiciado un importante desarrollo de actividades desde casa. Además, el perfil del trabajador ha variado experimentando una transformación a un perfil de alta cualificación con funciones directivas y de control sobre equipos.

La franquicia es un sistema flexible en continua adaptación, por lo que a desarrollado en su modelo de negocio la posiblidad de realizar "franquicias desde casa". 

Estas “Franquicias sin Local o desde Casa” suelen estar diseñadas con un fuerte componente de autoempleo y actividad sin trabajadores por parte del franquiciado, tanto en el comienzo de la actividad como en el crecimiento o desarrollo de la misma.

En este tipo de franquicias la inversión es baja, al no necesitar el alquiler o la compra de un establecimiento y todos los gastos que éste lleva aparejado, los costes por este concepto son nulos. La rentabilidad de estas franquicias dependen exclusívamente de la capacidad comercial y de trabajo del franquiciado.

Uno de los aspectos más importantes a valorar por el franquiciado, además de los generales sobre el estudio de la franquicia y del negocio a emprender, debe ser el de la posible limitación estructural o contractual de la franquicia para el caso de que, siendo una empresa de éxito, desease modificar la estructura implementando un local al activo o formando un equipo de trabajo, ya que no siempre será posible este crecimiento.

Por otra parte, el propio franquiciado debe valorar con ayuda de la franquicia o un experto en el sector, su propia capacidad de trabajo y su predisposición a la actividad comercial ya que en gran medida de estas dependerá la supervivencia y el éxito de la nueva empresa.

Cabe destacar la franquicia Web de la Ciudad, que explota el mercado de la comunicación y publicidad online, ofreciendo un modelo de negocio de éxito en el que con una inversión mínima obtendrás un retorno de la inversión casi inmediato, ya que desarrolla su actividad sin necesidad de local.

Suscribirse a este canal RSS